h1

Fotografía (I)

6 julio, 2008

Las fotos las hace la persona que está tras el visor, no la cámara… aunque la calidad/prestaciones del cacharro facilitan la tarea.

Hay miles de webs y blogs que ya hablan miles de cosas sobre tipos de cámaras, así que iré al grano:

¿Quieres una cámara para capturar los recuerdos y que no te des cuenta que llevas encima? una compacta

¿Quieres una cámara que te permita desatar tu creatividad, que te dé control absoluto sobre la imagen que quieres capturar? una réflex

Yo he tenido compactas y réflex. Aunque éstas últimas sean aparatosas, si realmente te gusta la fotografía y la consideras un hobby, no podrás hacer nada en serio sin una de ellas.

De todas maneras, hay compactas que tienen una calidad y prestaciones sobresalientes (las últimas IXY de Canon son un ejemplo) aunque sigo viendo en ellas un rango dinámico muy limitado y sobre todo el zoom digital, que es un engaño.

Normalmente se suele pasar de usar una compacta a una réflex, aunque existen un tipo de cámaras denominadas “bridge” (puente): yo estuve a punto de comprarme una de éstas, pero al final determiné que era lo mismo que tener una compacta, pero más grande y sin posibilidad de intercambiar objetivos.

Bueno, vamos a lo importante:

***¿Qué cámara réflex puedo comprarme?

Dependerá de cuánto quieras gastarte y lo que querrás hacer con la cámara.

Un tema importante es decidirse por una marca u otra, pues hay muchas en el mercado y cada marca tiene sus objetivos dedicados y exclusivos. Es cierto que existen adaptadores para usar objetivos de otras marcas, pero no tengo ni idea del tema.

Lo que está claro es que decantarse por una marca u otra condicionará la inversión en objetivos que vayamos a hacer, por eso es importante estudiar qué nos ofrece cada marca, la variedad de objetivos que tienen, el precio y calidad de los mismos, el soporte de usuarios y el mercado de segunda mano.

Hay muchas marcas, pero actualmente el pastel se lo reparten entre Nikon y Canon, siendo seguidas por Sony, Sigma o Pentax. Un factor determinante para que Nikon y Canon sean las dominantes es el hecho de que si te compras un objetivo hoy, te puede funcionar en una cámara de ellos que saquen dentro de 30 años, o que hayan sacado hace 40 (con su correspondiente adaptador, si fuera necesario)   No es una práctica empresarial muy de moda ahora, donde prima la renovación de los equipos cada 1 o 2 años, y cierto es que éstas marcas sacan nuevos modelos continuamente, pero no es una obligación cambiar de cámara a menos que uno sea un consumidor empedernido. Los 100.000 disparos garantizados por Canon en mi 30D los pienso gastar (y eso que apenas llevo 15.000) si no se cruza antes una 1Ds de oferta, claro.

***¿Qué objetivos me compro?

Dependerá del tipo de fotos que te guste hacer. Lo recomendable es comprarse un objetivo “todo-terreno”, es decir, un zoom con un buen rango focal, que tenga bastante angular y un tele decente, pero no excesivo. Yo tengo el 17-85 con estabilización que traia el kit que compré, y aunque no es un grandísimo objetivo, cumple con creces las necesidades al inicio y saca de más de un apuro después.

Este tipo de lentes te ayudará a decidir que tipo de fotos te gustan: los macros, grandes panorámicas, retratos, primeros planos, etc…

Si te aficionas a los macros, te vendrá bien un zoom con una buena medida mínima de enfoque o una lente fija que tenga una gran focal (al menos 100 mm. o más), e incluso hay objetivos “macro” específicos, pero creo que con una lente zoom con una gran distancia focal podemos ser más polivalentes. Y de paso nos ahorramos tener una cantidad exagerada de objetivos.

Si te aficionas a los paisajes te vendrá muy bien un gran angular zoom desde 10 mm. se abarca una buena cantidad de panorama, pero la definición no suele ser muy buena en ésta focal. Según que marca hay lentes que a partir de 14 o 20 mm. tienen una definición muy buena. un angular fijo como el 14 mm. L de Canon es lo mejor que hay en el mercado para hacer panoramas, aunque es un objetivo carísimo. Un Sigma 10-20 o un Tokina 12-24 son unas buenas lentes que dan un resultado genial. Un truco bueno para realizar panoramas amplios es componer una serie de fotos alineadas una junto a otra, fijando la exposición para mantener la luz correctamente.

Para los retratos lo mejor es usar un zoom con un rango focal que sea versátil, y realizarlas en la focal mas alta que tenga el objetivo, con ello conseguiremos desenfocar el fondo y darle mas protagonismo al sujeto retratado. Mucho mejor resultado da una lente fija: un 50 mm. o un 85 mm. son las lentes ideales para ésto, pero volvemos a lo mismo: no resulta práctico ni económico tener una lente para cada cometido.

Los teleobjetivos se usan para retratos o bien para realizar fotos “a lo lejos”: en Canon tenemos el 70-200 y el 100-400. El 70-200 L tiene una versión económica con F/4 sin estabilizador, pero es un objetivo con una calidad y resolución altísima. Hay una version con F/2.8, pero pesa y vale el doble, siendo ese punto de luz de mejora compensable subiendo la ISO.

Aun así, los mejores objetivos para aprender a hacer fotos son las lentes fijas, en las cuales tú no mueves el zoom, sino eres tú el que se mueve. Ésto ayuda a aprender a encuadrar y enfocar correctamente, a ser mas creativo y a hacer un mejor uso de la luz. Según que cámara tengas, recomiendo un 30 o un 50 mm. Un 30 mm. es más versatil para fotos “de calle” sin tener que alejarte ni tener que preparar el encuadre demasiado, mientras que un 50 mm. da mejores resultados para desenfocar fondos o para retratos.

***¿Qué mantenimiento tiene una réflex?

Afortunadamente, la tecnología mejora día a día y actualmente la fiabilidad de una réflex digital es excelente y su mantenimiento mínimo. Prácticamente todas las marcas incorporan a sus modelos un sistema de limpieza automático, que minimiza el impacto de la entrada de polvo en el interior de la cámara, ya que éste se adhiere al sensor, creando unos molestos puntos en las imágenes, que sólo son visibles cuando las “revelamos”. Aunque incorporen este sistema, es conveniente tener un soplador(vale una perilla de las que venden en las farmacias) para limpiar un poco los objetivos y el cuerpo de la cámara, para evitar que entre más polvo del deseado. También ayuda el evitar cambiar de objetivos continuamente.

A la hora de comprar una réflex hay que concienciarse en que no es tan práctica de llevar como una compacta, es casi obligatorio comprarse una mochila para llevarla y no es un aparato para tenerlo arriado por ahi en un cajón. Hay que cuidar los objetivos, evitar los cambios bruscos de temperatura para que no se empañen en el interior, y sobre todo evitar almacenarlos en ambientes húmedos, pues corremos el riesgo de que aparezcan hongos en el interior del cristal, algo que obliga a llevarlos a un servicio técnico para que los limpien y que cuesta un dinero.

Bueno, espero que os haya aclarado un poquito todo este lio, la próxima vez entraré en detalles acerca de qué tipo de objetivos necesitamos para los distintos tipos de fotos que queramos hacer.

Anuncios

2 comentarios

  1. Magnífico post, me aclaras dudas sobre la compra de mi primera réflex 😉


  2. menudo master nos acabas de dar, necesitare un tiempo para asimilar todo esto



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: